¿Has oído hablar del market fit? Seguramente sí, porque suele ser una expresión muy utilizada por emprendedores reconocidos cuando dan una entrevista o una conferencia, o hace un pitch ante un grupo de inversionistas. En algún momento este término se puso de moda, pero no por eso hay que minimizar su relevancia para el éxito de un negocio. Todo lo contrario.

En pocas palabras, market fit hace referencia al ajuste de un producto o servicio a las demandas de un segmento de mercado donde hay una oportunidad claramente identificada. La expresión pertenece a Marc Andreessen, un famoso emprendedor e inversionista de Estados Unidos, y empezó a utilizarse hace más de 10 años.

Hablemos de un ejemplo concreto: Goodreads, una comunidad de lectores que ya superó los 90 millones de suscriptores. Su mercado son millones de personas en todo el mundo a las que les gusta leer y que quisieran hacerlo más y mejor. El producto es una aplicación que les permite conocer las últimas novedades editoriales, saber qué están leyendo sus amigos, recibir recomendaciones, organizar sus lecturas y compartir sus opiniones.

El market fit es crítico para la supervivencia y la expansión de un negocio, sobre todo en el mediano y largo plazo. Porque ese ajuste es permanente, y quizá las adecuaciones que se hicieron a un producto antes del arranque de operaciones ya no resulten relevantes para el cliente luego de tres años. La clave está en mantener la mirada atenta a las nuevas tendencias, escuchar a los consumidores, conversar con ellos y entender a fondo sus nuevas demandas.

Consejos para tener en cuenta

¿Pero cómo ajustar nuestra oferta a lo que necesita el mercado? ¿Cómo mantenerla vigente y atractiva para nuestro cliente objetivo? ¿Qué pasos debemos dar para lograrlo? Esto es lo que tienen para decir los expertos.

  • Si estás trabajando en un plan de negocios para abrir una empresa, trabaja duro en el market fit de tus productos y servicios. Es prioritario. Haz encuestas de mercado y sesiones de focus group con tus cliente potenciales. Construye prototipos y haz pruebas, con resultados medibles. Investiga a tu competencia.
  • Una vez que tu oferta ya esté en el mercado, asegúrate de que su atractivo siga vigente. Habla con los vendedores y escucha sus sugerencias. Mantente al tanto de los comentarios y quejas de los clientes en las redes sociales. Sigue de cerca a tu competencia actual y potencial, no solo de tu país sino de otras partes del mundo.
  • Si encuentras áreas de oportunidad y quieres introducir mejoras, hazlo con cuidado. No se trata de cambiar tu oferta de un día para otro, podrías perder tus principales ventajas frente a la competencia. Desarrolla productos alternativos bajo el concepto de producto mínimo viable o minimun viable product, que significa bajos costos y capacidad de hacer ajustes rápidos. Esto te permitirá hacer pruebas sin tener que invertir una gran cantidad de dinero y sin cometer errores que podrían impactar de forma negativa en las ventas y el nivel de satisfacción de los clientes actuales.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: