Las aplicaciones móviles pueden traer muchos beneficios a una empresa, por ejemplo, mejorar la comunicación con los clientes, aumentar las ventas con ofertas y promociones, y facilitar procesos, como las compras y pagos. Por eso, son cada vez más las compañías que incorporan estas herramientas.

Contra lo que muchos empresarios creen, desarrollar una app no es un proceso tan complicado ni costoso, de hecho existen plataformas para la creación y administración de aplicaciones móviles que no exigen tener conocimientos de programación o escribir código, como Bubble y Pixate.

En realidad, lo más importante al momento de incorporar una aplicación al negocio es determinar para qué la queremos y cuáles características debería tener para que resulte útil y sobre todo, para que sea valorada por nuestros clientes. Aquí te compartimos los cinco puntos que no puedes dejar de tener en cuenta.

Define tu objetivo

No se trata de tener una app porque está de moda, o porque la competencia ya cuenta con una. Pregúntate: ¿qué problema del negocio va a resolver?, ¿en qué va a mejorar la experiencia del cliente?, ¿es realmente necesaria?

Fija una fecha de lanzamiento

Un proyecto de este tipo puede prolongarse más de la cuenta si no trabajas con un plan de trabajo y un deadline. Ten en cuenta que Android (el sistema operativo de Google) y iOS (de Apple) se toman algunas semanas antes de aprobar y reseñar una nueva aplicación.

Investiga

Para que una aplicación tenga éxito, es importante que sepas qué está haciendo la competencia, si hay aplicaciones similares, qué tipo de diseños son los que mejor funcionan, cuáles son los requerimientos técnicos, cuáles son las mejores plataformas de desarrollo y cómo vas a poder generar ingresos.

Trabaja en el prototipo y el storyboard

Una aplicación debe ser intuitiva y permitir que el usuario navegue a través de las diferentes pantallas de forma fluida, sin necesidad de recibir instrucciones para avanzar y lograr su objetivo final. Por ejemplo, si se trata de una app para realizar pagos, ingresar datos como el número de recibo o tarjeta, o hacer el check out, debe ser fácil y seguro.

Haz pruebas y ajustes antes del diseño

Pide a tus familiares, amigos y conocidos que usen el prototipo de la app y te den una opinión honesta sobre su utilidad, experiencia de uso y errores. Ten en cuenta que, una vez que haya iniciado el proceso de diseño, será más difícil y costoso introducir cambios.

Si quieres más recomendaciones para que tu negocio crezca te invitamos a seguirnos en Facebook.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: