Cómo lograr que tu historia tenga un impacto con Storytelling

Total
1
Shares

Las historias son una de las herramientas más poderosas de comunicación porque, después de miles de años, nos siguen emocionando. Desde su origen, el hombre compartió sus experiencias en el mundo, primero de forma oral y luego a través de las primeras imágenes que pintó en las cuevas. Así, podía sentirse parte de una comunidad y protagonista de una historia común.

Para los emprendedores y empresarios, contar su historia es la mejor estrategia para comunicar su mensaje, su misión y su visión. Todos hemos pasado por experiencias, felices y dolorosas, que pueden inspirar a otros y ayudarlos a hacer su propio camino. ¿Pero cómo encontrar esa historia personal capaz de conectar con los demás? Y sobre todo, ¿cómo contarla para que tenga un verdadero impacto? Aquí te lo contamos.

#1. Busca puntos en común con tu audiencia

Todos tenemos una historia que contar. Pero para que resulte interesante para otros, tenemos que identificar esas experiencias con las que nuestra audiencia pueda conectarse, y que además la ayuden a superar sus propios desafíos. Piensa en esos momentos de tu vida que te transformaron, y te dejaron enormes enseñanzas: por ejemplo, cuando decidiste emprender y dejar atrás una exitosa carrera corporativa, cuando nacieron tus hijos, o cuando ayudaste a alguien de tu familia o a un amigo a superar una enfermedad.

#2. Enfócate en los momentos que van a potenciar tu historia

El segundo paso es seleccionar esos momentos de tu historia que te van a permitir dar emoción y sentido a tu mensaje. Por ejemplo, si vas a contar por qué decidiste convertirte en un emprendedor, puedes referirte a ese día en el que estabas en tu trabajo, agobiado y frustrado, y te diste cuenta de que ese ya no era tu lugar. Puedes contar también cómo descubriste una oportunidad de negocios. Y acerca del día que abriste tu primer local. Así, vas a poder enfocarte en los detalles que van a emocionar a tu audiencia.

#3. Conéctate con tus emociones

Las mejores historias nos movilizan. Nos hacen llorar, o nos llegan de alegría y optimismo. Por eso es tan importante que, al momento de compartir la nuestra, seamos auténticos. Que hablemos sin reparo de los momentos de triunfo, pero también de aquellos que nos revelaron que teníamos debilidades y defectos. Y de cómo los superamos. Hacer storytelling no tiene nada que ver con mostrarse como un héroe imbatible, sino como un ser humano capaz de superar las adversidades.

#4. Agradece

En compañía, todo es más fácil. Y pocas cosas pueden mostrarte más empático que ser agradecido. En el recuento de tu historia, no olvides mencionar a todos aquellos que te inspiraron, que te movilizaron, y que sobre todo te ayudaron a llegar a ese lugar que hoy disfrutas. Además, seguramente ellos también tienen una historia que vale la pena recordar.

#5. Recuerda siempre quién es el verdadero héroe de tu historia

Si bien hacer storytelling significa hablar de ti, o de tu marca, nunca dejes de tener en cuenta que el protagonista de esa historia no eres tú, sino tu cliente. Ponlo siempre en el centro del relato, porque después de todo tu objetivo principal en la vida es inspirarlo, ayudarlo, o cambiar su vida. Tu rol es ser su aliado, su mentor, su fuente principal de información, herramientas y recursos. De lo contrario, tu storytelling no será más que un ejercicio de ego, inútil e irrelevante para los propósitos de tu audiencia.

Síguenos en Facebook.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

You May Also Like