7 tips para ahorrar energía cuando se hace home office

Total
117
Shares

Si trabajas desde casa como un profesional independiente, o si ya incorporaste definitivamente el Home-Office en algunas áreas de tu empresa, seguramente hay un tema que te preocupa: el costo de la energía eléctrica.

Aunque es difícil hacer cálculos, debido a las diferencias que existen entre las tarifas residenciales, se estima que durante el primer confinamiento por el Covid-19 las familias gastaron en promedio casi un 30% en el pago de este servicio. Y ahora, que ya existe una regulación para el teletrabajo y las empresas están obligadas a pagar un suplemento por este tipo de costos, es importante incorporar prácticas que permitan una baja en el consumo de electricidad.

Es cierto, el Home-Office ha permitido a las empresas ser más eficientes en costos, por ejemplo porque pudieron reducir el área de oficinas, y el gasto energético y de conectividad en sus instalaciones. Pero eso no significa que puedan descuidar la motivación de sus empleados, y su participación para el logro de objetivos de negocios y de una mayor rentabilidad.

Por eso hoy queremos compartirte algunos tips para que hagas un uso inteligente de la energía eléctrica cuando trabajas desde casa, y para que invites a tus empleados a hacer lo mismo. ¡Toma nota!

1. Privilegiar el uso de laptos

Al momento de repartir los equipos entre los empleados que hacen Home-Office, o de renovar las computadoras, opta por las laptops. E idealmente, por aquellas que cuenten con sistemas modernos de ahorro de energía. Ten en cuenta que, en promedio, una computadora portable usa cinco veces menos de electricidad que un equipo de escritorio.

2. Activar los ajustes de consumo de energía de los equipos

Otro tip muy útil para reducir el costo de la luz es ajustar las configuraciones de suspensión y uso de energía de las computadoras cuando no estamos trabajando en ella. Por ejemplo, porque entró un llamado telefónico, o estamos leyendo un documento en papel. Investiga cómo hacer este ajuste en las computadoras de la empresa, redacta un instructivo sencillo y compártelo con todos los empleados.

3. Exigir el uso de fuentes únicas de alimentación de energía eléctrica y reguladores de voltaje

Según los expertos, conectar la computadora, la impresora, el celular y la lámpara de escritorio a una fuente única de alimentación es muy útil para ahorrar energía. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla: porque al apagar ese aparato, nos aseguramos de que todos quedan desconectados de la red eléctrica. En Estados Unidos, se calcula que la energía que se desperdicia en los hogares por los equipos que no están en uso y que siguen conectados a la red cuesta más de 100 dólares al año.

4. Aprovechar la luz del día

El siguiente consejo es aplicar el mismo horario laboral para quienes hacen Home Office y para quienes permanecen desarrollando sus actividades en la fábrica o área de oficinas de la compañía. Eso no solo es bueno en términos de comunicación y productividad, sino que también permite que todos aprovechen al máximo las horas de luz natural. Además, es ideal trabajar en habitaciones luminosas y ubicar los escritorios cerca de las ventanas.

5. Instalar luces LED

Las bombillas de bajo consumo y los focos LED utilizan una cantidad óptima de electricidad y pueden reducir significativamente el monto del recibo de luz. Pero tienen un costo de adquisición mayor que los bulbos incandescentes de uso común, por lo que si quieres promover su uso entre tus empleados, es importante llegar a un acuerdo con ellos.

6. Cerrar las puertas

En épocas de frío o calor extremos, el consumo de energía sube por el uso de calentadores eléctricos y aires acondicionados. Para evitar la pérdida de la temperatura adecuada, es fundamental crear espacios más chicos y evitar las fugas de aire, y para eso nada más práctico y sencillo que cerrar las puertas de las habitaciones.

7. Dar incentivos

Por último, si quieres obtener resultados concretos en el plan de ahorro de energía eléctrica de la empresa, no puedes confiar solo en la buena voluntad de tus empleados. Diseño programas de incentivos y premios para promover las mejores prácticas entre quienes hacen Home-Office y contribuyen con la baja de costos y la rentabilidad. Por ejemplo, puedes comunicar cada mes quién fue el colaborador que gastó menos en electricidad, y ofrecer a fin de año un premio interesante para quien haya alcanzado el menor desempeño.

lización o reemplazo.

Síguenos en Facebook.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

You May Also Like