Entre tus objetivos para 2018 seguramente estará mejorar las finanzas de tu empresa. Esto significa, además de ganar más dinero,  un mejor control de los gastos, el manejo de las deudas y el ahorro del capital necesario para realizar una inversión.

Los primeros meses del año son ideales para revisar las entradas y salidas de dinero, poner las cuentas en orden y planificar cómo vamos a fortalecer los números de la compañía. ¿Por dónde empezar? Aquí te compartimos los cuatro primeros pasos que debes tomar.

1. Revisa los gastos

Sobre la base del presupuesto aprobado el año anterior, pide a los responsables de cada área de la empresa un reporte de todas las salidas de dinero que realizaron durante enero. Hasta el gasto más pequeño debe ser incluido. Esto te permitirá comprobar si tus empleados están respetando los acuerdos y asegurarte de que no habrá erogaciones inesperadas.

2. Mejora el proceso de cobranza

El flujo de efectivo es la sangre del negocio, lo que lo mantiene saludable y en movimiento. Por eso, una venta no se cierra hasta el que dinero entra en el banco. El problema es que en muchas empresas, los vendedores no se hacen responsables de dar seguimiento a las facturas y en ocasiones los clientes tardan meses en saldarlas. Aprovecha estas semanas para reunirte con el área de cobranza, ajustar su operación y de contar con un sistema de administración empresarial adecuado, que cubra el proceso de compra-venta de la empresa en su totalidad y te de un acceso rápida a la información histórica de cada cuenta.

3. Identifica a tus clientes más rentables y ofréceles beneficios especiales

Para asegurar la tranquilidad financiera de la compañía para el resto del año, necesitas asegurarte de que las cuentas más importantes van a continuar comprando tus productos o contratando tus servicios. Revisa cuál es su grado de satisfacción, si ha habido quejas en los últimos meses, cuáles son sus necesidades y aspiraciones;  si hay algo más que puedes hacer para asegurarte su lealtad. El arranque de año es perfecto para ofrecer un descuento especial por compras adicionales, bonificaciones o simplemente una invitación a comer para hablar de los planes para 2018.

4. Ahorra un porcentaje de los ingresos

Al igual que si se tratara de tus finanzas personales, es importante reservar dinero todos los meses para una emergencia, para aprovechar una oportunidad (como un descuento importante en mercadería) o para planificar una futura inversión. No importa si el monto es pequeño, investiga cuál es la opción de ahorro que ofrece el mayor rendimiento y no tengas en cuenta ese dinero a la hora de calcular los ingresos.

 

Para consultar tips, recomendaciones, guías y mucho más para emprendedores, síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: