Una de las quejas más comunes entre quienes siguen trabajando desde casa a causa de la pandemia es la dificultad que tienen para concentrarse y lograr hacer las cosas. Se trata del famoso fenómeno de la “procrastinación”, en el que postergamos para más adelante hasta las tareas más sencillas, y que nos hace vivir en un estado permanente de angustia y desgano.

Son varios los tipos de personalidad que caen en esta trampa. En primer lugar, los perfeccionistas, aquellos emprendedores capaces de trabajar durante meses en un proyecto o un nuevo producto, y que nunca terminan de lanzarlo al mercado. También están los que simplemente son muy desorganizados, o que no saben establecer prioridades al momento de organizar su agenda y dividir su tiempo de trabajo.

Lo que las une, según los expertos, es el miedo y la falta de confianza. Y esos sentimientos se profundizan a medida que pasan los días y se acumulan los emails por contestar, las presentaciones por enviar, o los planes de trabajo inconclusos. Por eso es tan importante reconocer, en primer lugar, que tenemos un problema (y no convencernos de que tenemos más cosas que hacer que el común de la gente, ¡todos estamos ocupados!). Y luego, seguir estos sencillos consejos que te compartimos a continuación.

1. Empieza a levantarte media hora más temprano

Usa este tiempo extra para hacer algo que te permita encarar mejor tu día de trabajo: meditar, salir a dar una caminata, leer o revisar tu agenda.

2. Define bloques de tiempo para realizar de una vez esas tareas que te distraen

Por ejemplo, revisa y contesta los correos electrónicos dos veces por día: en la mañana temprano y antes de apagar la computadora. Haz lo mismo con las llamadas telefónicas, las transferencias bancarias o el pago de facturas.

3. Termina lo que empezaste

Esta es una regla fundamental para evitar la dispersión de la atención. Concentra toda tu energía en lo que estás haciendo en este momento, por más sencilla o complicada que sea esa tarea.

4. Acostúmbrate a ejecutar en el momento

Los procrastinadores se caracterizan por esperar a tomar decisiones en el momento correcto… Y en general, ese momento nunca llega. Lo único que puede afectar tu futuro es lo que hagas o no hagas ahora, así que, con la información y la preparación necesaria, actúa.

5. Evita la tentación de las redes sociales

Con la excusa de que son parte de su trabajo, los emprendedores pierden horas preciosas del día revisando sus perfiles de Facebook, Instagram o Twitter. Instala en tu celular alguna aplicación que te bloquee el acceso a esas aplicaciones durante determinado tiempo, son sumamente útiles.

6. No pierdas el tiempo con los problemas de los demás

Una característica común entre los que caen en la procrastinación es que, con tal de no enfrentar sus propios desafíos o tareas pendientes, pueden pasan horas escuchando y apoyando a empleados, amigos o familiares que están pasando por una dificultad.

7. Haz una lista de cinco proyectos que has venido postergando desde hace meses

Según los expertos, tener muchos pendientes en la cabeza es una de las principales causas de stress y desánimo entre los emprendedores. No te limites a escribir una lista, asigna a cada tarea una fecha específica en la que debe quedar completada.

8. En los demás, solo busca inspiración

No pierdas horas preciosas de tu día husmeando en los perfiles de tus competidores, hablando mal de tus socios, teniendo discusiones innecesarias con los empleados o quejándote de lo desagradecida que es la gente. Enfócate en ti y en tus resultados, sin excusas.

9. Acepta que no puedes controlarlo todo

¿Cuánto tiempo pasamos enojándonos con las noticias, o frustrándonos por problemas inesperados con el negocio o con los clientes? Para poder tomar acción, es fundamental ver en las dificultades de todos los días una oportunidad para mejorar y aprender.

10. Reserva tiempo para hacer lo que te gusta

Si solo piensas en trabajar, te va a costar recuperar la energía, ser creativo y, en definitiva, disfrutar de tu vida. Si trabajas con organización y foco, además de evitar caer en la procrastinación el día se te va a hacer más largo y vas a encontrar el tiempo para leer, ver una película o disfrutar de una cena en familia.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: