Iniciar un negocio antes de los 30 años tiene muchas ventajas. Entre ellas, la energía, la falta de compromisos como una familia a la que mantener o el pago de una hipoteca, y sobre todo, tener más tiempo para fracasar y volver a empezar. Pero ser un joven emprendedor también representa algunos desafíos, y uno de ellos es la inexperiencia en el manejo del dinero.

Adoptar desde el principio hábitos como mantener los gastos personales y los del negocio separados, o ahorrar para el retiro, no solo te darán tranquilidad y te permitirán concentrarte en lo importante. Con ellos, también podrás construir un negocio sano y con bases financieras firmes.

Consejo #1 Separa tus gastos personales de los del negocio

Esta es la regla número 1 de la salud financiera del emprendedor. Maneja cuentas bancarias y tarjetas de crédito independientes, que te permitan manejar dos presupuestos distintos e impedir que, por ejemplo, una empresa poco rentable termine con tus ahorros o con tu buena calificación ante el Buró de Crédito.

Consejo #2 Utiliza tu tarjeta de crédito personal solo para inversiones iniciales

Esta es una práctica aceptable porque es imposible acceder a un plástico corporativo sin ventas registradas. Pero hay otras recomendaciones: aprovecha tu tarjeta personal para hacer, sobre todo, compras a meses sin intereses, y paga siempre el total del saldo mensual (¡nunca el mínimo!).

Consejo #3 Revisa tus compras personales para identificar oportunidades de ahorro

Esto significa que tienes que hacer un presupuesto mensual y, además, registrar cada salida de dinero extra, desde la adquisición de un elecrodoméstico hasta un café. Con este panorama claro, vas a descubrir esos gastos hormiga que no te permiten ahorrar, o que directamente hacen que vivas endeudado.

Consejo #4 Trabaja con un contador

El consejo de un experto es fundamental para, por ejemplo, decidir cuál es la figura fiscal que más te conviene para arrancar. Además, con un Contador vas a poder mantener el orden en la administración, tener el pago de los impuestos al día y tomar mejores decisiones estratégicas.

Consejo #5 Aprende sobre contabilidad y finanzas

No dejes todo en manos de tu Contador o, enventualmente, de un asesor financiero. Toma cursos que te permitan entender qué es un estado de resultados o el coeficiento de utilidad, en qué consiste un análisis de factibilidad financiera y sobre qué base se calculan los impuestos.

Consejo #6 Forma un fondo de emergencia

Si algo nos ha enseñado la pandemia del Coronavirus es que no podemos vivir “al día”. Las crisis son impredecibles, y por eso es básico tener al menos un ahorro que nos permita vivir tranquilamente de 10 a 12 meses sin ingresos.

Consejo #7 Mantén un buen historial crediticio

Esto vale tanto para ti como para el negocio. Con una buena calificación del Buró de Crédito, va a ser mucho más fácil acceder a una tarjeta de crédito y préstamos bancarios. Y sobre todo, ir ampliando las líneas de financiamiento disponibles para cuando la compañía crezca.

Consejo #8 Prepárate con tiempo para levantar capital en el futuro

Conseguir socios inversionistas es mucho más difícil de lo que te imaginas (lo que ves en los reality shows de emprendedores está bastante lejos de la realidad, sobre todo en mercados de capital de riesgo menos desarrollados, como el mexicano). Con la mira en el largo plazo, estudia sobre el tema, mantén los números del negocio en orden y trabaja en un plan de expansión ambicioso, pero realista.

Consejo #9 Contrata un seguro de gastos médicos mayores

Aunque seas muy joven y tengas una muy buena salud, no estás libres de enfermedades o accidentes. Y en México, acceder a los servicios de una institución privada, atenderse con médicos especialistas o cubrir los gastos de tratamientos largos puede resultar imposible de cubrir en el momento con fondos propios.

Consejo #10 Ahorra para tu retiro

A menos que tengas una herencia asegurada, necesitas preocuparte y ocuparte de esto apenas empieces a trabajar de manera independiente o con tu propia empresa. Porque, a diferencia de un trabajador, no vas a tener aportes automáticos sobre tu salario para tu futura jubilación.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: