¿Quieres cerrar un trato? Tienes un minuto para presentarte

Total
1
Shares

En el mundo de los negocios, el tiempo es oro y a veces, 60 segundos es todo lo que tienes para presentar tu producto o servicio a un cliente potencial, o tu emprendimiento a un posible inversionista. Es lo que se conoce como elevator pitch, o “conversación en un ascensor”.

De lo que se trata es de aprovechar al máximo el encuentro con un contacto clave. Piensa en la siguiente situación. De repente, en un evento de networking, alguien te presenta al director de ventas de una gran empresa al que has tratado de contactar por meses y sin éxito. Con cara de pocos amigos, el ejecutivo te preguntas qué haces. Si tu respuesta empieza con “Soy representante de ventas” o “Trabajo en tal compañía”, lo más probable es que no llegues muy lejos.

Lo importante es captar la atención de tu interlocutor de manera inmediata, para que quiera saber más sobre ti y esté dispuesto a dedicarte más tiempo. Y para lograrlo, necesitas generar una buena impresión, dar un discurso impecable y generar empatía. No es algo sencillo, pero si te preparas y practicas en forma constante, lo lograrás.  Aquí te compartimos cuatro tips para desarrollar el mejor pitch de negocios.    

Ve al punto

La persona que tienes enfrente solo tiene una pregunta: “Qué puedes hacer por mí?”. Así que primero preséntate (siempre se educado) y luego explica cuál es el beneficio de lo que ofreces. Es decir, qué puedes hacer para solucionar un problema o necesidad y cuál es tu valor diferencial o por qué tienen que elegirte a ti y no a la competencia.

Di qué quieres

No sientas vergüenza o pudor de ser claro en cuanto a tu objetivo, estás ahí para hacer negocios. Muchos emprendedores en busca de un inversionista son capaces de explicar de manera brillante qué hace su empresa y cuál es su impacto, pero no dicen cuánto dinero buscan.

Sé natural

Practica tu pitch hasta que no olvides ningún punto importante, pero sobre todo te sientas cómodo y no suenes artificial. También es bueno mostrar entusiasmo por lo que uno hace. Si te equivocas, no importa, empieza de nuevo con una sonrisa.

Haz que quieran saber más de ti

Un pitch es breve, así que no trates de dar demasiada información. Sólo lo esencial y más impactante, aquello que provoque un e-mail o llamada telefónica posterior. Y por favor, ¡no olvides nunca entregar tu tarjeta de presentación!

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:                                                               

Contenido recomendado:

You May Also Like