Nuevo CFDI 3.3: guía para evitar errores

Total
82
Shares

Se acabó el plazo, desde el pasado 1 de enero, el uso de la nueva Factura Electrónica es obligatorio. Seguramente ya estás trabajando para generar tus nuevos comprobantes, y aunque tienen muchas ventajas, todavía son muchas las dudas que existen sobre la información que debemos incluir o las nuevas reglas de validación.

Para que puedas emitir tu primer CFDI 3.3 sin errores, aquí te compartimos una guía básica de cinco pasos.

1. Asegúrate de que cuentas con la plataforma adecuada

Lo primero que tienes que hacer es comunicarte con tu actual proveedor de emisión de Facturas Electrónicas, y realizar los pasos necesarios para migrar al formato 3.3. Por ejemplo, algunas empresas piden la actualización de los sistemas para realizar la migración, y toda la información histórica (como el sello digital, los comprobantes anteriores o los datos de los clientes). Si tienes dudas, aprovecha para optar por un nuevo servicio, que sea más eficiente, fácil de usar y que te de tranquilidad sobre el proceso de timbrado y validación.

2. Confirma las claves de tus productos y servicios, y la clave de unidad

Éstos son algunos de los puntos que han despertado mayor confusión. Aunque la responsabilidad final sobre la veracidad de la información es del emisor del comprobante, lo recomendable es que consultes a tus clientes sobre la información que vas a incluir en estos campos. Ten en cuenta que el catálogo publicado por el Sistema de Administración Tributaria (SAT) incluye más de 52,000 claves de productos y servicios (estandarizadas internacionalmente), con su correspondiente clave de unidad. Para encontrar la información correcta, el SAT publicó la siguiente herrramienta.

3. Ten a la mano la información sobre el método de pago

Otra novedad importante del nuevo CFDI 3.3 que debes tener en cuenta. Ahora, a menos que una Factura sea abonada en el mismo día de su emisión, tendrás que especificar que habrá un “pago en parcialidades o diferido”. Y emitir un recibo o complemento de pagos cuando el comprobante quede saldado. Confirma el dato con tu cliente para evitar tener que cancelar el documento y tener que generar uno nuevo.

4. ¿Cuál será el uso de CFDI?

Aquí un dato que deberá proporcionarte el cliente. Esta clave presenta opciones como “D01. Honorarios médicos, dentales y gastos hospitalarios” o “G.1. Adquisición de mercancías”. Por ahora, el SAT está aceptando el más general “G03. Gastos en general”, pero con el tiempo deberás ser más específico. Según explicó el organismo, el objetivo de incluir este campo es fiscalizar de una manera más efectiva la compra, venta y circulación de mercancías.

5. Especifica los impuestos

Ahora, en cada factura habrá que especificar el valor total, el impuesto o retención que se aplicó, el importe y la tasa correspondiente. En este punto, apóyate con tu contador (sobre todo cuando las tasas impositivas sean variables), para que los subtotales y totales cuadren. Como en el punto anterior, el objetivo de la autoridad tributaria es conocer con mayor detalle la actividad económica de los contribuyentes y combatir la evasión.

 

Para consultar tips, recomendaciones, guías y mucho más para emprendedores, síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

 

You May Also Like