La gestión de la comunicación a través del e-mail se ha convertido es un gran reto para los dueños de negocios. ¿Te has puesto a pensar cuántos mensajes no has leído aún? ¿O cuántos tienes pendientes por contestar? 

El problema crece cuando analizamos cuál es el nivel de eficiencia de los mensajes que enviamos desde nuestro propio correo a clientes actuales, prospectos de negocios o proveedores. Algunos errores muy comunes pueden hacer que e-mails importantes terminen en la carpeta de no deseados, o que nuestros destinatarios ni siquiera se tomen la molestia de abrirlos.

A la hora de escribir o enviar un correo electrónico, también hay un protocolo o etiqueta de comunicación que debes respetar. Y consejos que mejorarán en forma significativa tu desempeño a través de esta plataforma.

DATO

Según MailChimp, la plataforma de e-mail marketing más grande del mundo, la tasa de apertura de correos electrónicos está entre el 17 y el 28 por ciento

¿Cómo mejorar entonces la efectividad de nuestros mensajes?

1. Escribe asuntos cortos y generales

Ser muy específicos en cuanto al contenido de un e-mail no funciona. La razón es que tendemos a abrir más los mensajes de amigos, familiares o conocidos, que suelen arrancar con un simple “¡Hola!” o “¿Cómo estás?”.

2. Dirígete a una persona en específico

Si no sabes a quién debes enviar un mensaje, es mejor que esperes hasta obtener ese dato. Recibir un e-mail que arranque con un “A quien corresponda” es un gran motivo para borrarlo de inmediato.

3. Redactar mensajes demasiado largos

Sé educado, pero ve al punto y comunica desde el inicio cuál es el motivo de tu correo. Todos tenemos poco tiempo, así que evita las introducciones innecesarias.

4. Ten cuidado con las palabras que utilizas

Evita incluir en el asunto o en el cuerpo del e-mail términos como oferta, promoción, descuentos o gratis, ya que son muy utilizadas en los filtros de correos electrónicos no deseados.

5. Cometer errores de ortografía y gramática

Por la urgencia de las comunicaciones, muchas personas no se preocupan por revisar el texto de los correos. Esto da una imagen de descuido y falta de profesionalismo, que afecta la comunicación.

6. Enviar un e-mail de madrugada o durante los fines de semana

Estos mensajes son grandes candidatos a terminar en la carpeta de “No leídos”, ya que van a acumularse con otros y no van a llamar la atención de alguien que está desconectado.

7. Abusar de la “copia oculta”

Muchas personas consideran esta práctica como una falta de cortesía, sobre todo cuando empiezan a recibir respuestas de personas que no conocen. A menos que se trate de una campaña de e-mail marketing, envía mensajes más personalizados.

Con estos pequeños, pero significativos cambios estamos seguros que tendrás más éxito en el envío de mails.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: