Llegó septiembre y, en el caso de muchos emprendedores y profesionales independientes, ya llevan más de seis meses trabajando desde su casa. Y con la evolución de la pandemia por el Coronavirus, resulta difícil pensar que volveremos a nuestras actividades normales en un 100% y en el corto plazo. De hecho, desde grandes corporativos a pequeñas empresas están considerando adoptar el trabajo remoto de manera definitiva en muchas áreas.

Las ventajas para los empleados son variadas, por ejemplo recuperar las horas perdidas en el tráfico cuando van y regresan de su trabajo, o ahorar el gasto en la gasolina del carro o del transporte público. Del lado de los inconvenientes, muchos sufren la soledad de trabajar desde su casa, y el impacto del aislamiento en la capacidad de generar nuevas ideas. Y este es un problema serio para aquellas empresas cuyo insumo más importante es la creatividad.

Así que si tienes una editorial, una empresa de marketing o una productora de video, seguramente te estás preguntando cómo seguir cultivando las buenas ideas cuando tu equipo se encuentra a decenas o incluso cientos de kilómetros de distancia. O cómo recuperar un ambiente creativo a través de la pantalla de Zoom o del WhatsApp. Aquí te compartimos algunos consejos prácticos para lograrlo.

☐ Cultiva la paciencia

El primer paso para recuperar la creatividad que generamos en compañía de otros es aceptar que no es una tarea sencilla, sobre todo porque además estamos viviendo un momento muy difícil a nivel emocional. Así que aunque te parezca algo superfluo, e incluso innecesario, recupera la calma y el contacto contigo mismo, y practica la paciencia a través de alguna técnica de meditación o respiración consciente. Eso, además, te ayudará a despejar tu mente, una condición indispensable para la generación de nuevas ideas.

☐ Recupera algún hobby

A medida que aumentan las obligaciones laborales y personales, las personas van abandonando aquellos pasatiempos que los hacen felices, como practicar algún deporte, tocar un instrumento o tomar cursos de cocina. Y esto juega en contra de las personas que trabajan con la creatividad, ya que realizar diferentes actividades no solo ejercita el cerebro, sino que permite acceder a conocimientos y datos que, al unirse, pueden generar las mejores ideas. Por eso no resulta extraño que un director de cine como Francis Ford Coppola sea un amante de la gastronomía y de los vinos, o que un escritor como Jack Kerouac se dedicara también a la pintura.

☐ Aprovecha las cosas que puedes hacer estando en casa

Es cierto, instalar una oficina en el medio de la sala o en el dormitorio no es fácil. Sobre todo cuando hay niños en el hogar, y tenemos que cuidar de ellos mientras atendemos la llamada de un cliente o trabajamos en una presentación. Sin embargo, ahora también se nos presentan oportunidades para despejarnos y estimular la creatividad que son impensadas si estamos en la empresa. Como por ejemplo, tomarnos un descanso de 15 minutos al mediodía para pasear al perro o leer esa novela que nos tiene atrapados. Haz una lista de “disparadores” de creatividad e identifica cuáles son los más efectivos para ti.

☐ No pierdas del todo el contacto humano

La tecnología no solo ha demostrado sus grandes ventajas durante esta pandemia. En muchos casos, ha sido la clave para que muchos negocios pudieran seguir funcionando y sobrevivieran. Sin embargo, no hay nada que pueda reemplazar el contacto humano, el verse a los ojos, conversar y analizar una idea en equipo. Así que aunque hayas decidido mantener a tus empleados en casa, organiza una sesión de brainstorming al menos una vez por mes y aprovéchala para trabajar en el proyecto más importante del momento. En lo posible, hazlo en un espacio abierto y creativo, como la terraza de la cafetería de moda o un parque. Y por supuesto, aplicando todas las medidas de protección y sana distancia.

☐ Establece (y respeta) los horarios de conexión y de trabajo

Con las dificultades por las que están atravesando muchas empresas y los límites más difusos entre la oficina y el hogar, muchos emprendedores tienen problemas para desconectarse de su trabajo. Entonces, no es raro que envíen un WhatsApp a un colaborador por la noche, o incluso durante los fines de semana. ¡Y lo mismo pasa con muchos clientes! Si no quieres caer en el agotamiento físico y mental, define los horarios de trabajo y comunícalos con claridad a tus empleados y clientes (puedes incluir ese dato en la firma de tus emails, en los perfiles de la empresa en redes sociales y en la página Web). Y en lo posible, maneja un celular personal y otro para el negocio. Permite además que tus empleados también puedan tomarse “pausas creativas” durante el día, solo pídeles que te avisen que no van a estar disponibles por determinado tiempo.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: