Estamos permanentemente conectados al celular. Nos acompaña hasta a la hora de ir a la cama, y lo último que solemos hacer antes de dormirnos es revisar Instagram o ver algún video que alguien compartió por Whatsapp.

Algo que se ha convertido en una costumbre tan extendida es una gran fuente de estrés y ansiedad, que solemos ignorar o minimizar, que a la larga, afecta la calidad de nuestro descanso, el estado emocional y hasta nuestras relaciones.

¿Te has preguntado qué sucedería contigo si fueras capaz de dejar tu smartphone fuera de tu alcance al momento de acostarte? Hazlo por al menos una semana, y te sorprenderás de los sorprendentes beneficios de esta práctica. Aquí te contamos cuáles son.

# 1 Dormimos mejor

Está comprobado que el impacto de la luz de las pantallas de los celulares no solo genera insomnio, sino que impide que podamos dormir profundamente y sin sobresaltos durante al menos seis horas seguidas.

# 2 Leemos más

Con el smartphone en la mano nuestra capacidad de atención es pequeña, porque pasamos de un post en Facebook a un comentario en Twitter. Lejos de él, podemos leer 10 o 20 páginas por noche y, al final del mes, terminar uno o dos libros.

#3  Cambia nuestro estado de ánimo

Vivir pendiente de lo que publican nuestros amigos y conocidos en las redes sociales puede afectar nuestro nivel de autoestima y generar angustia.

# 4 Nos volvemos más eficientes

Tener un sueño reparador y desconectarse de Internet no solo permite bajar el nivel de ansiedad, sino arrancar el día más motivados, aumentar la capacidad de concentración y ser más productivos.

# 5 Mejoran nuestras relaciones

Si dejamos de revisar compulsivamente el celular, encontramos tiempo para hablar con nuestra pareja, o de leer un cuento a nuestros hijos. Si vivimos solos, podemos dedicarnos simplemente a disfrutar de un momento de tranquilidad.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: