El mercado de los gimnasios también ha sentido el impacto del avance de las grandes cadenas. Su capacidad para realizar grandes inversiones en nuevas instalaciones, para lanzar costosas campañas de marketing, y para ganar mercado con descuentos y membresías más económicas han puesto a temblar a los negocios más pequeños. Y en algunos casos los han hecho desaparecer.

Sin embargo, y con la estrategia adecuada, las pequeñas y medianas empresas (Pymes) todavía tienen oportunidad no sólo de sobrevivir en este segmento, sino de crecer. Lo más importante es enfocarse en todo aquello que las grandes cadenas están descuidando, o que simplemente no tienen la capacidad de atender por las características de su modelo de negocios. Por ejemplo, el trato personalizado, o la cercanía de las instalaciones al domicilio o lugar de trabajo de los clientes. ¿Cuáles son las claves que deberías tener en cuenta entonces? Estas son, según los expertos, las más importantes.

1. Redefine tu mercado objetivo

Analiza a fondo cuál es el perfil de tus clientes actuales y busca un nicho específico que todavía no haya encontrado el servicio que necesita. Por supuesto, ten en cuenta cuál es el área geográfica en la que operas y el alcance que puedes tener con tu oferta. Un segmento en crecimiento es el de las personas mayores que quieren hacer actividad física, pero que necesitan el acompañamiento permanente de un instructor y se sienten intimidados en un gimnasio muy grande

2. Fortalece tu oferta

Una vez que hayas ajustado tu segmento de mercado, trabaja en el tipo de programas que vas a ofrecer y en su valor agregado. Piensa también en actividades que complementen el ejercicio físico, como la meditación o las salidas de fin de semana para disfrutar de la naturaleza. Las alianzas con otros negocios –por ejemplo, el consultorio de una nutrióloga, o una tienda naturista– son una gran manera de aprovechar oportunidades del mercado y crecer.

3. Convierte al cliente en la prioridad de tu negocio

Mantente siempre atento a sus nuevas demandas y en brindarle un servicio excepcional. Aquí la palabra clave es personalización, ya que algo que han perdido las grandes cadenas es el trato cercano de instructores y empleados con los clientes. En general, en las instalaciones de una gran cadena todo se vuelve frío. Ten en cuenta además que un cliente satisfecho será una gran fuente de referencias con otras personas.

4. Dedica recursos a tu equipo

Una de las bases más importantes de un gimnasio en crecimiento son las relaciones personales entre los empleados y con los clientes. Para fortalecerlas, necesitas empleados comprometidos con el negocio, pero también capacitados y satisfechos con su trabajo. Invierte lo necesario en la formación y actualización de los instructores, y también en las instalaciones y los equipos que necesitan para trabajar más cómodamente. Y ten en cuenta que la rotación permanente de los profesores es una pésima señal para los clientes, sobre todo cuando sus clases son muy concurridas.

5. Crea una comunidad

Trabaja todos los días para generar lealtad entre tus clientes y que permanezcan muchos años en el gimnasio. Para ello hará falta ser la mejor opción de la zona y generar lazos que los inviten a permanecer contigo porque se sienten parte de un grupo importante en sus vidas. Favorece la comunicación y el contacto con tus clientes, a través de actividades dentro y fuera del gimnasio, y de las redes sociales. Felicítalos por su cumpleaños o un acontecimiento especial, como la llegada de un hijo. Otra buena estrategia es generar contenido de utilidad a través de Internet o una publicación interna, como consejos de nutrición o de desarrollo personal.

6. Aprovecha las ventajas de la tecnología

Aunque sea pequeño o mediano, tu negocio puede crecer con otras sucursales. Para ello, necesitas maximizar las ganancias, y ello significa que tendrás que invertir en tecnología para hacer más productivos y rápidos algunos procesos. Por ejemplo, para todos los relacionados con cobros de membresías y cuotas mensuales, productos como suplementos, necesitas un sistema de punto de venta y administración de comercios. Te sorprenderás de la cantidad de opciones que hay en el mercado, y a precios muy accesibles.

7. Desarrolla un sistema de ventas

No te quedes esperando a que lleguen clientes luego de publicar un anuncio en un periódico local, o de subir un post a Facebook. Aplica una estrategia activa, que tenga como primer paso ofrecer a clientes actuales algún tipo de descuento o beneficio por acercar referencias. Luego analiza qué herramientas serán las más efectivas para salir a posicionar tu marca en tu mercado objetivo: por ejemplo, si tu público es muy joven las redes sociales como Snapchat o Instagram serán tu mejor opción. En cambio, si buscas clientes con un perfil corporativo lo mejor será buscar alianzas con empresas que operen cerca del gimnasio y quieran ofrecer un beneficio a sus empleados. No descartes además la posibilidad de involucrar a los instructores en este proceso, a cambio de una comisión.

Como podrás darte cuenta opciones hay muchas paraa fortalecer tu negocio pese a la competencia, ¡ve por más?