5 recomendaciones prácticas para avanzar con tus propósitos de Año Nuevo

Total
1
Shares

Ha concluido el primer mes del año y… ¿aún no has avanzado en la creación de tus nuevos hábitos ni hallado la estrategia que te llevará a conquistar tus propósitos de Año Nuevo? Entonces, esta información es para ti.

Conoce 5 recomendaciones que los expertos nos dan para mantener una rutina más amena y enfocada en nuestros objetivos.

Alcanzar nuestras metas no sólo depende del entusiasmo y la voluntad, sino de las tácticas que nos alejen de la desidia y nos acerquen más a las recompensas de la perseverancia. ¿Difícil? ¡Después de leer esta pequeña guía práctica verás que no!

Con el inicio de un nuevo año los anhelos por una vida más plena se traducen en las típicas listas de deseos y propósitos. Arrancamos enero confiados y esperanzados en que esta vez sí tendremos éxito… Pero la realidad es que, según las estadísticas, menos del 10% de las personas cumple con sus metas.

El entusiasmo o la voluntad no alcanzan. Pasadas algunas semanas empezamos a desmotivarnos, perdemos el foco y las tareas diarias ocupan la mayor parte de nuestro tiempo. Finalmente, caemos otra vez en esos patrones de conducta limitantes que nos impiden dedicarnos a nuestros grandes proyectos, y pasado febrero o marzo nos olvidamos de ellos.

Como explican los expertos en desarrollo personal: el principal obstáculo para perseverar con los propósitos de Año Nuevo es que necesitamos abandonar comportamientos que arrastramos desde hace mucho tiempo, así como evitar las tentaciones.

Por ejemplo, hacer ejercicio una hora por día significa levantarse más temprano; o renunciar a ver televisión cuando llegamos a casa luego de una jornada agotadora de trabajo.

La clave para perseverar está en el cambio de hábitos. ¡Con estos cinco consejos (más una cuota de voluntad y compromiso) vas a lograrlo!

#1. Sé realista

No incluyas en tu lista más de cinco propósitos importantes para todo el año que tengan un impacto claro en tu vida profesional y personal. Intentar cambiarlo todo de una vez en un corto de tiempo es la receta ideal para el fracaso y la frustración.

Atención: no confundas propósitos o metas con tácticas; es decir, con aquellas acciones que te permitan llegar a determinado objetivo. Por ejemplo, si quieres llevar la estrategia digital del negocio al siguiente nivel, una meta podría ser “duplicar mi número de seguidores en Instagram”, pero no “publicar un posteo en redes sociales todos los días”.

#2. Mantén tus propósitos a la vista

Si guardas tu lista de propósitos en tu diario personal o en documento de Word en tu computadora, es más fácil que te olvides de ellos a medida que avance el año. Imprime esa lista, escríbela a mano en una pizarra, o arma un “tablero de sueños” (dream board), y mantenlos siempre a la vista mientras trabajas frente a la computadora. Es una manera sencilla, pero súper efectiva, de recordar cuál es el sentido de cada jornada de trabajo intenso y qué es lo que realmente te motiva.

#3. Dedica las primeras horas del día a trabajar en tus nuevos proyectos

¿Quieres escribir un libro? ¿O desarrollar cursos en línea? Bloquea las primeras horas del día para enfocarte en esas actividades. No son solo las horas en las que tenemos la mente más descansada y podemos concentrarnos más, sino que también podemos ser más creativos. Además, sufrirás menos interrupciones, como una llamada telefónica o la entrada de colaboradores en tu oficina para hacerte alguna consulta. Si es necesario, llega más temprano para asegurarte de que no serás interrumpido.

#4. Activa los mecanismos de descanso y recompensa

Entrar en una etapa de cambio de comportamiento y adopción de nuevos hábitos demanda mucha energía. Para mantenernos motivados, y con capacidad creativa, es fundamental dedicar tiempo al descanso durante la semana y evitar trabajar sábados y domingos. Los especialistas también recomiendan celebrar los pequeños logros que nos permitirán llegar a las grandes metas.

Por ejemplo, si por fin logras trabajar en un reporte durante 60 minutos sin ningún tipo de distracciones, puedes prepararte un café o dormir una siesta corta si te levantaste a las cinco de la mañana para cumplir con una entrega importante para un cliente. La clave es decirle a la mente que vamos por el buen camino y animarnos para seguir adelante.

#5. Arma una red de apoyo

Comparte tus nuevos desafíos con personas interesadas en tu éxito, y que te van a ayudar a seguir adelante cuando te sientas desanimado.

Por ejemplo, si vas a empezar a ir al gimnasio por las mañanas, es mejor hacerlo junto a un familiar y amigo, porque te vas a sentir más comprometido a no faltar a ninguna clase; o si te decidiste a publicar un blog, comparte las entradas con colegas o con un mentor para que te den sus puntos de vista, te permitan hacer mejoras y te alienten a escribir de manera constante.

Estamos seguros de que con estos consejos tendrás una rutina más productiva que te permitirá enfocarte en tus planes para este año. Como una herramienta adicional queremos compartirte un planificador diario para que al inicio de cada jornada de trabajo puedas escribir tus objetivos más importantes, definir los pasos que tienes que dar para alcanzarlos y agradecer tus logros. Puedes descargarlo, aquí:

    * TODOS LOS CAMPOS SON OBLIGATORIOS

    Síguenos en Facebook.

    Quizá también te interese…

    Contenido relacionado:

    Contenido recomendado:

    You May Also Like