Superamos la primera mitad del año y seguramente ya te pusiste a revisar el avance de tus planes anuales para el negocio. Y en caso de que los resultados no hayan sido muy buenos, lo más probable es que sientas una preocupación adicional: ¿cómo podré alcanzar mis objetivos en los cinco meses que quedan del 2018?

El primer paso es no abrumarse. De lo contrario, perderás la calma y la capacidad de análisis que necesitas para diseñar un plan B, o para detectar cuáles son los ajustes necesarios en tu estrategia. Por el otro, y como explican los especialistas en coahing, más que en los grandes objetivos necesitas enfocarte en las llamadas “micrometas”, es decir, en los pequeños avances de todos los días que te van a permitir llegar a la línea de llegada.

De alguna manera, las micrometas aplican la filosofía del mindfulness: enfocarse en el aquí y ahora. Frases como “de ahora en adelante”, o “en lo que queda del año” pueden causar angustia y tensión no solo en ti como cabeza del negocio, sino también en el equipo. Pero con un plan claro de acción, y motivados para alcanzar los objetivos del día a día, lograremos avanzar de manera más sostenida. Aquí te explicamos cómo hacerlo.

1. Haz un diagnóstico del avance del plan estratégico

El primer paso es revisar cuáles son los objetivos planteados para el año y qué es lo que ha logrado cada área. Para ello, pide los números que necesites (por ejemplo, los ingresos al departamento de Contabilidad, o de productividad a Recursos Humanos) y reúnete con los directores para hacer un análisis objetivo de la situación. No aceptes excusas, pero sí escucha sus explicaciones.

2. Establece prioridades

Sé realista, si en la empresa se establecieron muchos grandes objetivos, y el avance ha sido pobre, será difícil remontar la situación en los meses que quedan por delante. Define entonces cuáles son las cinco metas más importantes, que van a tener impacto fuerte en el negocio: por ejemplo, incrementar los puntos de venta, reducir los costos en el área de producción, o capacitar al personal de marketing en habilidades digitales y concéntrate en ellas.

3. Divide las grandes metas en micrometas

Como explican los especialistas en desarrollo empresarial, el Everest no se alcanza en un día. En su camino a la cima de la gran montaña, los alpinistas establecen numerosos campamentos, donde descansan, se alimentan y reponen energía. Y ajustan la estrategia, según las condiciones del clima o el estado físico del grupo. Lo mismo deberías hacer con los cinco grandes objetivos en los que decidiste enfocar al negocio en lo que resta del año: divídelos en no menos de cinco pasos (uno por mes). Luego, determina también qué debería hacerse dentro de cada período de treinta días (con un objetivo por semana).

4. No te olvides de dar seguimiento a los avances

Las micrometas no son una solución mágica, y nada lograrás de los integrantes de tu equipo si no los acompañas, monitoreas y les brindas el feedback necesario sobre lo que hicieron bien o deberían mejorar. Para que el avance sea continuo, y para que tu gente no pierda la motivación, es fundamental además comunicar cuáles fueron las pequeñas metas alcanzadas, que en realidad son grandes avances hacia el logro de la meta mayor: el crecimiento sostenido del negocio.

Aplica estas 4 recomendaciones y seguramente cubrirás tus objetivos más importantes para este año.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: