Tener un buen clima laboral en una empresa se traduce directamente en un aumento de la productividad de cada empleado, mayor rendimiento y menos absentismo. ¿Qué puedes hacer tú para mejorarlo? Sigue estos sencillos consejos.

1. Sé puntual: Organízate y planifica bien tu horario para que siempre estés a tiempo en reuniones, juntas o citas, incluso para no llegar tarde a la oficina.

Recuerda: Una forma rápida de destruir la confianza de una persona es hacerle perder su tiempo.

2. Sé comunicativo con otros: Contesta mails, regresa llamadas. Escucha atentamente cuando tus compañeros te hablen y no los excluyas de actividades, ni les ocultes información.

Recuerda: Ignorar a tus colegas denota falta de profesionalismo.

3. Planea muy bien reuniones y juntas: Lleva una agenda y contacta anticipadamente a los participantes para escuchar sus puntos de vista y sugerencias. Envía además la suficiente información para que estén preparados.

Recuerda: Malas reuniones demuestran carencia de liderazgo.

4. Sé cortés: Encuentra lo bueno de todos tus compañeros. Elogia el trabajo de otros. Evita rumores, insultos, malas bromas. Usa palabras positivas, siempre habla de lo que quieres y cómo quieres que las cosas sean.

Recuerda: La descortesía daña las relaciones laborales.

5. Ayuda a otros: Comparte ideas y conocimientos. Enseña a los demás habilidades que les ayuden a ser mejores.

Recuerda: Las personas egoístas terminan trabajando más duro.

Para ti, ¿cómo impacta un mal ambiente laboral en los empleados y en el trabajo?