En los últimos años, y gracias al mayor acceso a la tecnología, algunas empresas incorporaron el home office como una práctica efectiva para aumentar la productividad y bajar los costos de la operación. Hoy, en medio de la contingencia por el Covid-19, esa opción se convirtió en una obligación, y entonces tenemos que enfrentar los retos de trabajar a distancia.

Y estos desafíos son muchos, sobre todo en culturas de trabajo más verticales, como las que predominan en los países de América Latina. Instalar una oficina en casa, y pedir a los empleados que hagan lo mismo, nos obliga a convertirnos en personas más disciplinadas, organizadas y autónomas. Y para lograrlo, lo único que funciona es adoptar nuevos hábitos que nos permitan aprovechar mejor el tiempo. Estos son los siete más importantes.

1. Arranca el día como si tuvieras que ir a la empresa

Despiértate temprano, haz ejercicio, báñate, desayuna y comienza con tus actividades en el horario habitual.

2. Instala un área exclusiva para trabajar

No importa si es un escritorio en tu habitación o la mesa de la cocina (eso dependerá del lugar donde vives). Lo importante es que al momento de relajarte o convivir con tu familia lo hagas en otro lugar.

3. Divide tu horario de trabajo en bloques de tiempo

Eso te permitirá concentrarte mejor, alcanzar objetivos concretos y avanzar a paso firme con tus proyectos. Deja la mañana para las tareas más creativas, y la tarde para pagar facturas o contestar emails.

4. Tómate pausas para descansar y despejar tu mente

Cada 50 minutos, aléjate de la computadora durante diez minutos para salir al balcón, hacer estiramientos o prepararte un café. Respeta el horario de la comida y aprovéchalo para prepararte un platillo saludable o convivir con tu familia.

5. Establece límites claros para poder concentrarte

Si compartes tu casa con otras personas, cuéntales cuáles son tus horarios de trabajo y pídeles que, en lo posible, no te interrumpan. Así evitarás distracciones.

6. Define horarios para las tareas del hogar

Cuando trabajamos en casa, es fácil dejar lo que estamos haciendo para cocinar, hacer las camas o poner la lavadora. Y entonces, caemos en la famosa “procrastinación”. Evítalo.

7. Reserva tiempo para ti mismo

Es muy recomendable terminar el día de trabajo con un hobby o alguna actividad que te ayude a cuidar tu salud. Por ejemplo, puedes leer o escribir, practicar yoga o hacerte un tratamiento de belleza.

 

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: