Si has decidido instalar o renovar el equipo que tu empresa necesita para operar – ya sea computadoras, maquinaria de producción o automóviles–, lo primero que debes decidir es si debes comprarlo o rentarlo. Son dos opciones con ventajas y desventajas claras, entre las que podrás optar sobre la base de un análisis de las necesidades y objetivos de crecimiento de tu negocio.

¿Qué es lo que debemos tener en cuenta? Estas son algunas de las preguntas que, según los especialistas, deberías hacerte:

1. ¿Por cuánto tiempo vas a utilizar el equipo?

Si vas a necesitarlo por un período corto, rentar será lo más conveniente. Ten en cuenta que un automóvil nuevo, por ejemplo, pierde el 25% de su valor al momento de salir de la agencia, por lo que perderás mucho dinero al momento de venderlo. Y algunos opciones de leasing te permiten adquirir la unidad al final del contrato y a un precio especial, si decides quedarte con ella.

2. ¿Realmente necesitas unidades nuevas?

Si estás arrancando con tu negocio o creciendo de forma acelerada, quizá puedas optar por equipo usado. Esto no solo te permitirá atender la nueva demanda de producción, sino reservar capital para otras áreas prioritarias, como marketing o servicio al cliente. Por supuesto, busca buenas ofertas, asegúrate del buen estado de la unidad y verifica las condiciones de la garantía.

3. ¿Qué tan rápido cambia la tecnología?

En el caso de computadoras o celulares, está claro que los equipos pueden volverse obsoletos rápidamente, por lo que una opción de renta podría ser lo mejor para tu empresa. Si en cambio tu compañía no necesita apoyarse en las últimas novedades tecnológicas, porque opera en un giro más tradicional, podrías elegir comprar un equipo de alto desempeño que te servirá durante años.

4. ¿Cuál es la situación financiera del negocio?

Comprar equipo puede significa un ahorro si pagas al contado y obtienes un buen descuento. Una opción de leasing, en cambio, tiene un costo financiero, pero te permitirá hacer pagos mensuales y no tendrás que hacer una gran inversión inicial. Analiza junto a tu contador qué es lo más conveniente según la disponibilidad actual y futura de efectivo de tu empresa.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:                                                               

Contenido recomendado: