El estrés es una de las principales causas de la baja productividad en las empresas. La razón es simple: afecta la salud física y mental de los empleados. Según algunos estudios, incluso provoca que coman de manera poco saludable, fumen más y no hagan ejercicio físico.

En general, poco se puede hacer para aliviar la carga de trabajo cuando hay un proyecto importante en desarrollo, o si se contrata menos personal por cuestiones de rentabilidad.

Sin embargo, como dueños de un negocio tenemos muchas alternativas para ayudar a que nuestro personal trabaje en condiciones que promuevan el equilibrio y la salud. Éstas son algunas ideas. 

1. Crea un ambiente de trabajo agradable

Está comprobado que los espacios sucios, desordenados, ruidosos y oscuros aumentan el nivel de ansiedad de las personas. Asegúrate de que las oficinas de tu empresa sean abiertas y luminosas, y de que cuenten con muebles cómodos. Las plantas, las flores, algún cuadro bonito o un sistema de aromaterapia también pueden hacer el lugar más especial.

2. Promueve equipos con vínculos fuertes

Cuando en las empresas hay comunicación, confianza y la búsqueda de un objetivo común, los empleados trabajan más relajados y dan mejores resultados. Como líder, asegurarte de que existan estas condiciones es un trabajo diario. Porque un ambiente de intrigas, chismes o malos entendidos no es algo que pueda resolverse con una convivencia de fin de semana o un taller de medio día con un especialista en recursos humanos. 

3. Implementa esquemas de home office y horarios flexibles

En las grandes ciudades, el tráfico y los problemas con el transporte público provocan que los empleados pierdan largas horas en trasladarse, eso también merma su bienestar.

Si el giro de tu negocio lo permite, autoriza a algunos empleados a trabajar desde casa, o a llegar en horarios diferentes a la fábrica u oficina. Claro está que sólo podrás trabajar de esta manera con personas cumplidas, responsables y capaces de alcanzar sus objetivos sin una supervisión permanente.

3. Desalienta las horas extra

En México, es común que mucha gente se quede hasta tarde en la oficina para no salir antes que el jefe. Eso es improductivo y causa gastos extra.

Habla con tus empleados, déjales claro que esperas el máximo de ellos durante su horario de trabajo de ocho horas. Es decir, que las llegadas tarde o las comidas prolongadas son buenos motivos para no lograr un ascenso. Pero que llegado el fin de la jornada laboral, quieres que todos dejen la oficina para disfrutar de su vida personal.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: