Los clientes, los proveedores y los inversores tienden a cerrar tratos más rápidamente con emprendedores que confían en sí mismos y en sus proyectos. Y la mejor herramienta para transmitir esa seguridad es el lenguaje corporal y verbal.

Como explican los expertos, el 93% del impacto que causamos en alguien se produce por debajo del umbral de conciencia. Es decir, tiene más que ver con elementos que conectan con el inconsciente de nuestro interlocutor, como las miradas, los gestos, el volumen de la voz y la entonación.

1. Llena el espacio que ocupas

Si estás dando una presentación de pie, imagina que estás en un escenario y recórrelo. Acércate a tus interlocutores. Utiliza tus manos y tus brazos para enfatizar lo que dices.

2. Relaja los hombros

Recuerda que cuando nos sentimos inseguros o nerviosos tendemos a contraer la espalda. Además, mantén tu cabeza erguida y centrada.

3. No toques tu rostro

Las manos sobre la cara (especialmente la boca o la nariz) reflejan la intención de engañar y ocultar información.

4. Mira de frente

Hazlo con una mirada segura, pero que no resulte desafiante para tu interlocutor. En caso de una pregunta importante o difícil, nunca retires la mirada.

5. Sonríe

Así activarás el área del cerebro relacionada con el buen humor en tu interlocutor y lograrás captar más fácilmente su atención.

6. Modula tu voz

¿Sabías que las voces más graves despiertan sensaciones de confianza y autoridad? En cambio, la más agudas suenan menos persuasivas.

7. Escucha activamente

Un gesto de seguridad muy efectivo es no concentrarnos solo en lo que tenemos que decir, sino en hacer sentir a nuestro interlocutor importante y valorado.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: