Ya no hay dudas de que las redes sociales son uno de los canales más efectivos para comunicarnos con nuestro mercado objetivo. Sin embargo, muchas veces no tomamos en cuenta los riesgos para la reputación de nuestra marca corporativa o personal.

Entre esos peligros, están la suplantación de identidad, la filtración de respuestas ofensivas por parte de un vendedor, o la viralización de contenidos inapropiados que fueron publicados por error.

Para evitar estos incidentes, es fundamental que la empresa aplique procesos y controles claros para el uso de las redes sociales, tanto por parte del equipo de community managers o servicio al cliente, como del resto de los empleados. Y aquí te contamos cuáles son.

1. Establece una política interna de redes sociales

Este conjunto de reglas debe aplicar no solo para definir los contenidos o los horarios de publicación de las cuentas corporativas, sino para el uso responsable de los perfiles personales de cada uno de los empleados de la empresa.

2. Define responsables para las cuentas corporativas

Los expertos recomiendan limitar el número de usuarios que pueden publicar contenido en los perfiles de la empresa en Facebook o Instagram, por ejemplo. Y establecer mecanismos de doble autenticación para el ingreso a las cuentas.

3. Capacita a tus empleados sobre el uso adecuado de las plataformas

Contrata a un experto en reputación en línea para que enseñe a todo tu equipo cuáles son las amenazas ante las que estamos expuestos cuando usamos activamente las redes sociales. Y que ponen en riesgo no solo la reputación de la empresa, sino también las de las personas que la integran.

4. Aplica un proceso de monitoreo permanente de las redes

Es recomendable que esta tarea esté a cargo de una persona externa al equipo de marketing y social media. Solo así será posible detectar publicaciones dañinas para la marca a tiempo, o cualquier sospecha de que una cuenta ha sido hackeda o robada.

5. Revisa periódicamente las configuraciones de privacidad de los perfiles

Empresas como Facebook y Twitter están haciendo ajustes permanentes en sus plataformas para minimizar las amenazas de hackeo y robo de identidad de las cuentas. Por eso, es recomendable confirmar al menos una vez al mes si hace falta que hagamos algún cambio en nuestro perfil, por ejemplo en los permisos para compartir nuestro contenido.

6. Invierte en filtros de seguridad

Para blindar los contenidos y la reputación de tu marca, adquiere un software específico para proteger no solo el acceso a la información más importante de la empresa, sino también para generar alertas automáticas ante cualquier anomalía en el uso de las redes sociales.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: