Piénsalo por un minuto: ¿qué es lo primero que haces cuando estás buscando a un nuevo colaborador, necesitas contratar un servicio y estás por reunirte con un potencial cliente? Buscas información sobre esa persona por Internet.

Y sí, es exactamente lo mismo que hacen los demás cuando quieren saber sobre ti o tu empresa. Por eso es tan importante que cuides tu reputación en línea, y no solo para aprovechar nuevas oportunidades de negocios o ampliar tu red de contactos, sino para construir una marca personal poderosa.

Porque cuando el daño está hecho, es difícil revertirlo. En estos tiempos donde las redes sociales magnifican todos los mensajes, no funciona eso de “dilo ahora y arréglalo después”. No importa qué tan pequeño sea todavía tu negocio, o que aún no seas alguien reconocido en tu mercado: no olvides que todo lo que compartas en Facebook o digas en Twitter se vuelve parte de tu huella digital.

Tu marca es lo que dicen de ti cuando no estás presente.
– Jeff Bezos, fundador de Amazon

No se trata de darse de baja en las redes o de no manifestarse, sino de que seas proactivo y tengas en cuenta algunos lineamientos básicos para proteger tu reputación en línea. Son pasos sencillos, que te van a mantener lejos de una crisis de imagen que podría terminar perjudicando tu negocio y tus relaciones más importantes.

# 1. Identifica los componentes de tu reputación en Internet

Va otra vez: tu marca en línea es tu huella digital. Cada post en Facebook, fotografía en Instagram, comentario en Twitter, entrevista en video o artículo que se haya publicado sobre ti le está diciendo al mundo quién eres. Para hacer un primer diagnóstico, haz una búsqueda de tu nombre en Google y analiza los resultados de las dos primeras páginas (que son las que tienen el mayor impacto). Ahí vas a descubrir información interesante, como por ejemplo cuáles son los sitios y plataformas donde recibes más menciones.

# 2. Define tu mensaje de marca personal

¿Quién eres? ¿Qué buscas? ¿Cuáles son tus valores y creencias? ¿Qué te incomoda y quisieras cambiar en el mundo? ¿Con quién quieres comunicarte? Para generar un impacto, una marca personal debe estar fundada en todo aquello que te define como empresario, pero sobre todo como persona. Cuando eso está claro (sobre todo para ti), entonces puedes generar contenidos y enviar mensajes que destaquen los puntos más fuertes y atractivos de tu personalidad.

#3. Sé auténtico

Uno de los debates más interesantes que surgieron luego de la entrega de los últimos premios Óscar fue sobre la autenticidad de los discursos de algunos de los ganadores, como el actor Joaquín Phoenix y su dramática defensa del veganismo. Cuando participamos de las redes, nos sometemos a un escrutinio brutal, y el llamado “postureo” de los influencers ahora está creando no solo desconexión, sino cada vez más críticas por parte de las audiencias. Sé tu mismo… siempre funciona.

#4. Edita tus mensajes

Ser auténtico no significa mostrar absolutamente todo sobre ti. Porque aún cuando publiques algo en tu cuenta personal de Facebook, ese mensaje puede ser compartido y comunicado al mundo entero. Ten especial cuidado con tu información personal y tus actividades privadas, tus posturas políticas y esas opiniones fuertes que podrían dañar tu reputación. Si vas a publicarlas, asegúrate de que están en línea con la imagen que quieres transmitir y con la audiencia a la que quieres llegar.

Antes de publicar algo, piénsalo dos veces.

#5. Usa Google Alert

Esta herramienta te permite mantenerte informado acerca de publicaciones asociadas con tu nombre o el de tu empresa. Por lo que es sumamente útil para saber qué están diciendo de ti, detectar señales de alarma y poder actuar a tiempo. Además, con esa información vas a poder hacer ajustes en tus mensajes, para asegurarte de que vas por el buen camino. Para empezar, solo tienes que ir a Google Alert  y seguir las instrucciones.

#6. No permitas que cualquiera te etiquete en sus fotos

Esta es una costumbre que se ha extendido bastante entre los usuarios de redes sociales, sobre todo cuando quieren aumentar el alcance de un post, pero que podría dañar tu reputación en línea. Y no estoy hablando solo de imágenes comprometedores, sino simplemente de aquellas conectadas con actividades que no tienen nada que ver con tu marca. Cuando esto suceda, simplemente elimina la etiqueta y luego aprovecha para revisar una vez más los ajustes de seguridad de tus plataformas.

#7. Recuerda que siempre hay alguien mirando

Si quieres blindar tu reputación en línea, primero tienes que cuidar tu reputación personal. Y tratar mal a tus empleados, descuidar el servicio al cliente, no cumplir con la entrega de un proyecto que ya te pagaron o gritarle a alguien en público va a hablar más de ti que una publicación en Instagram sobre tus valores y lo mucho que te importa la calidad de tu trabajo. Si no quieres que los demás se pregunten quién eres en realidad y empiecen a desconfiar de ti, se auténtico y se consistente.

En resumen, proteger tu reputación en línea tiene que ser parte de tu estilo de vida. La realidad es que la tecnología nos ha traído muchas ventajas, pero también ha eliminado la posibilidad de dividir nuestro tiempo personal del profesional. Así que antes de publicar algo en Internet, o reaccionar ante un problema frente a un grupo de personas, pregúntate si el mensaje que vas a dar está alineado con tu marca personal y te va a permitir construir credibilidad y confianza.

_______________________
Laura Suárez Samper es periodista y experta en marketing y comunicación. Inició su carrera en los periódicos Buenos Aires Herald y La Nación, en Argentina. Fue corresponsal en México de la revista América Economía y directora editorial de Entrepreneur. Hace tres años fundó Laura Emprende, una agencia de contenidos, y Con Acento Latino, una editorial independiente de libros sobre emprendimiento y negocios.
Twitter: @laura_emprende