Como estrategia y estilo de comunicación, ser una persona asertiva se diferencia y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad.

La asertividad nos ayuda a facilitar nuestra interrelación con las personas. Es una conducta que puede resumirse como un comportamiento mediante el cual defendemos nuestros legítimos derechos sin agredir ni ser agredidos.

Características de una persona asertiva

La persona asertiva siente una gran libertad para manifestarse, así como expresar lo que piensa, lo que siente y desea sin perjudicar a los demás.

Es capaz de comunicarse con facilidad y libertad con cualquier tipo de persona. Su comunicación se caracteriza por ser directa, abierta, franca y la mayoría de las veces la más adecuada. Expresa sus sentimientos de forma libre, evita la represión, pero también la expresión arrogante, agresiva y destructiva.

Una persona asertiva en cualquier acto se respeta a sí misma y acepta sus limitaciones, manteniendo su propio valor, es decir, se aprecia y se quiere a sí misma tal como es, aunque siempre busca aprender y superarse.

Este tipo de personas mantienen un enfoque activo, es decir, que sabe lo que quiere y trabaja para conseguirlo, por ejemplo, es más pro-activo que activo,esto significa que siempre busca que las cosas sucedan, en vez de esperar a las condiciones adecuadas o que otros las hagan.

Ser asertivo también requiere saber identificar a los amigos y aliados de quienes no lo son, esto supone tener tacto para dirigirse a otras personas y establecer límites adecuados conforme a la relación, ya sea laboral, de amistad o de colaboración.

¿Conoces cuáles son los derechos asertivos?

  • Derecho a ser tratado con respeto
  • Tener y expresar los propios sentimiento y opiniones
  • Ser escuchado y tomado en cuenta
  • Juzgar necesidades, establecer prioridades y tomar decisiones propias
  • Decir ‘NO’ sin sentir culpa
  • Pedir lo que se requiere, tomando en cuenta que el interlocutor tiene derecho a decir ‘NO’
  • Al cambio
  • A cometer errores
  • Pedir información y ser informado
  • Obtener aquello por lo que pague
  • Ser independiente
  • Decidir qué hacer con sus necesidades, cuerpo, tiempo, entre otros, mientras no viole los derechos de otras personas
  • Tener éxito
  • Gozar y disfrutar
  • Descanso, aislamiento, siendo asertivo
  • Superarse a sí mismo, aún superando a los demás

Como podrás observar, ser una persona asertiva requiere trabajar las emociones, saber escuchar y principalmente reconocerse a sí mismo tal como se es, con aquello que nos hace únicos y los errores.

Te recomendamos analizar a detalle los puntos que hemos tratado en el artículo y confrontarlo con las actitudes que tienes regularmente al liderar tu proyecto emprendedor o tu empresa, ¿sabes conducirte de forma adecuada con tus colaboradores y clientes? 

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: