Estos son algunos hábitos y acciones que pueden ser decisivos a la hora de impulsar una empresa capaz de innovar y progresar. ¡Toma nota!

1. Ten la plena capacidad y humildad para aprender, dentro de un proceso continuo. Entre más experiencia y éxito alcances, mayor tendrá que ser tu disposición a seguir aprendiendo.

2. Aprovecha las redes preexistentes de proveedores y distribuidores, cualquiera que sea tu producto o servicio. Céntrate en lo que mejor sabes hacer y deja los canales de distribución y suministro a quienes te han demostrado que saben hacer su trabajo.

3. Permanece atento a la competencia actual y a los posibles competidores potenciales. La llegada de una empresa innovadora con un proyecto similar al tuyo, puede alterar tus previsiones iniciales.

4. Cuida todos los aspectos relacionados con tu posicionamiento inicial en el mercado. Una primera impresión negativa en un negocio verdaderamente innovador puede resultar letal para las expectativas del proyecto.

5. Invierte el capital necesario, pero con criterios de austeridad. Trata de extraer el máximo rendimiento del dinero inicial invertido. Esto te generará mayor margen de maniobra y más flexibilidad para decisiones y acciones futuras.

6. Que tu oferta de productos y servicios sea personalizada. Busca tu lugar en un gran mercado y dentro de un sector de actividad con perspectivas de crecimiento.

7. Adquiere el hábito de elaborar planes y llevarlos a la realidad. Trabaja al límite de tus posibilidades, cuenta con un método de acción y no pierdas de vista los objetivos de tu proyecto.

Fuente: “Los 7 hábitos de las startups altamente efectivas”, George Gendron.