Conoce al enemigo #1 del éxito: la inconsistencia