¿Deberías abandonar una idea de negocio? 4 formas de saberlo