Tener una buena idea o un gran producto no es suficiente para emprender. La realidad es que se necesita dinero para crear una empresa y sostenerla. En el momento de tomar la decisión, hay que saber lo que realmente está al alcance en materia de financiamiento.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios (Condusef) comparte 10 verdades para emprendedores que buscan crédito.

1. Empezarás con recursos propios: Es más viable obtener un crédito cuando el negocio ya esté en marcha, pues casi no hay instituciones que se arriesguen a dar dinero a proyectos que están por iniciar, de futuro incierto. El capital semilla escasea en el país.

2. Deberás demostrar que todo marcha bien: Tendrás que convencer a la entidad financiera de que le pagarás el crédito, porque tu negocio es rentable, es decir, tiene ventas, seguridad de abasto con los proveedores, y puede atender su producción.

3. El crédito debe convenirte: Deberás hacer cuentas de lo que significaría pagar la cuota y las tasas de interés; si a pesar de estos gastos, tu negocio sigue teniendo ganancias, el crédito te conviene. De lo contrario, hay que rechazarlo. En todo caso, busca un socio o un inversionista, no un financiamiento.

4. Compararás distintas opciones: Fíjate en las tasas de interés, las comisiones y el tipo de garantías que te exigen. También toma en cuenta la calidad en la atención, que sea un lugar en el que te sientas a gusto con el trato y las atenciones que te brindan.

5. Necesitarás asesoría: Ya sea de la propia financiera a la que te acerques o de un especialista en el tema, pero a menos de que cuentes con preparación en finanzas, lo más conveniente es que solicites ayuda para preparar tu negocio al crédito.

6. Hay preferencias: Entre menos riesgo implique un negocio, más fácilmente obtendrá un crédito. Por ejemplo, un restaurante podría considerarse menos arriesgado que una casa productora.

 7. Las franquicias son favoritas: Dado que son “negocios probados” hay más créditos para ellos.

 8. Leer y preguntar es básico: Entiende el contrato y resuelve todas tus dudas antes de firmarlo.

9. Más vale pedir ayuda a tiempo: Si prevés un atraso o pago incompleto del crédito, debes comunicarlo a tiempo a la fuente de financiamiento y demostrarle voluntad de pago.

10. Verdad de oro: En un negocio, el crédito sirve para generar más riqueza. Ése es el crédito bueno.

Lo que debes saber…

Existen 2 tipos de crédito básico para los negocios:

  1. De capital de trabajo: Este financiamiento se usa para comprar algo que necesite el negocio y se paga en cuanto se hace la venta del bien o servicio. Claro, con sus debidos intereses. Generalmente son créditos a liquidar en el corto plazo
  2. De activos fijos: Sirve para comprar bienes duraderos para el negocio. Usualmente se pagan en varios meses y a plazos, con intereses.

Síguenos en Facebook y Twitter